Av. Cánovas del Castillo, 6, MARBELLA

+34 952 900 400

+34 680 523 951

Beautiful 1274063 1280

¿Cómo tratar tu piel en verano? ¡Tips para no dejarte la piel!

Hay cuatro tipos básicos de piel sana: normal, seca, grasa y mixta. El tipo de piel se determina genéticamente. No obstante, el estado de nuestra piel puede variar considerablemente según los diversos factores internos y externos a los que es sometida. Un test cutáneo te ayudará a resolver tus dudas para aplicar los tratamientos y cuidados necesarios para  mantener tu piel fresca y joven incluso con las inclemencias del verano (¿aún no conoces nuestro servicio de dermoabrasión para obtener una piel más fina y radiante?).

Pieles normales – El limbo de las pieles: ni demasiado grasa, ni demasiado seca. Lo mejor para este tipo es usar aguas, leches o aceites desmaquillantes; crema hidratante es recomandable; y exfoliantes y mascarillas espaciadas en el tiempo ¡Pero ojo! Una piel normal puede padecer periodos de piel seca y necesitarás otro tipo de cuidados.

Pieles secas – La mimosa: es incómoda, tensa, áspera y altamente irritable. Requiere mucho cuidado sobre todo ante la exposición a frío y calor, viento, el agua clorada, etc. Para desmaquillarte y limpiar mejor utiliza Agua micelar, leches desmaquillantes y las lociones sin alcohol. Una vez que la piel esté limpia, hay que nutrirla para calmar la irritación y permitir que recupere su flexibilidad ¡Crema hidratante es un must!

Piel Grasa – La nariz que brilla: tiene poros mas dilatados, propensa a puntos negros y espesa. Cuanto más se trata de eliminar el exceso de sebo, más produce la piel. Huye de remedios que parecen funcionar de inmediato como el jabón de Marsella o las lociones alcohólicas.

El sol también es tu enemigo. Los rayos de sol llevan a una acumulación de sebo que desencadenará la aparición de nuevos granos cuando el bronceado se haya ido. Así que recuerda protegerte con productos (sin grasa, por supuesto)  durante la exposición al sol. Tus mejores amigos son los jabones suaves, cremas ligeras y matificantes y, una vez por semana, exfoliante y mascarilla especial para pieles grasas.

Piel mixta – La macedonia de pieles: partes secas y partes grasas por igual, siendo más grasa en nariz, frente y barbilla (la conocida zona T). Las pieles mixtas requieren una atención especial. La zona “T” grasa, se debe limpiar con eficacia, mientras que las zonas secas, como las mejillas y la sien, requieren más delicadeza. Hay que ir etapa por etapa para cumplir con las necesidades específicas de cada una de estas zonas.

¡Y dos casos a tener muy en cuenta, sobre todo en verano!

Piel reactiva – La intolerante : Este tipo de pieles reacciona adversamente a los productos, es muy sensible. Cuando se tiene una piel sensible, se deben elegir productos de limpieza sin aclarado, completando este gesto con el uso diario de aguas termales. La piel intolerante padece rojeces, picores e irritación. Hay solo una regla que las pieles delicadas deben seguir para mejorar el confort diario: respetar su fragilidad usando fórmulas hipoalergénicas que han sido formuladas con los ingredientes mínimos.

Cuperosis – Cuando tu piel está en llamas: La cuperosis es un estado de la piel que está ligado a problemas de microcirculación y que afecta en concreto a los vasos sanguíneos de la piel facial. La podemos encontrar en todo tipo de piel y su aparición está favorecida por factores tales como emociones intensas, alcohol, café, tabaco, picantes, transtornos digestivos, exposición excesiva a la radiación solar o al uso continuado de corticoides tópicos.

Para este tipo de pieles, la higiene debe ser suave y aportar elementos hidratantes y calmantes. Los productos a elegir son las leches, geles limpiadores o syndets extragrasos, tónicos faciales, agua termal y panes dermatológicos.

 

Sea cual sea tu tipo de piel, ¡cuídate de las manchas! Te regalamos 4 tips:

1 Huye del exceso de sol: es perjudicial para la piel, causa lesiones, envejecimiento prematuro y manchas

2 Elige un factor de protección solar adecuado, uno para la cara y otro para el cuerpo.

3 No olvides usar sombreros y gafas de sol cuando salgas a hacer actividades al aire libre

4 Hidrata y cuida con los productos adecuados.

Consulta con nuestra cosmetóloga, especialista en todo tipo de pieles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *