WhatsApp
Av. Cánovas del Castillo, 6, MARBELLA

+34 952 900 400

+34 680 523 951

Vaginoplastia Marbella

Vaginoplastia en Clínica March Marbella

La vaginoplastia es una cirugía que puede mejorar la vida de muchas mujeres, pero por desconocimiento o desinformación aún se practica muy poco. 

La vaginoplastia suele realizarse en mujeres que padecen un debilitamiento del soporte de los órganos pélvicos. También se realiza en casos de ensanchamiento de la vagina como consecuencia del parto. 

La pérdida de firmeza del suelo pélvico también puede producir prolapso uterino (caída y desplazamiento de la vejiga), incontinencia urinaria o relaciones sexuales de baja intensidad. 

¿Cómo se realiza una vaginoplastia? 

Para corregir estos problemas se realiza una reducción de los músculos alrededor de la vagina, con lo que se mejora el tono muscular y la elasticidad. 

De este modo, el cirujano refuerza la pared posterior de la vagina, lo que mejora la continencia del piso del periné y se solucionan los trastornos asociados a esa dilatación excesiva de la que hablábamos antes. 

Este tipo de intervención consiste en estrechar el canal vaginal, uniendo los músculos con puntos de sutura reabsorbibles. 

La duración aproximada de esta cirugía está entre una y dos horas, dependiendo del grado de ensanchamiento. También dependiendo del diagnóstico de la paciente se realiza con anestesia general o local. 

La vaginoplastia puede realizarse mediante una pequeña intervención quirúrgica o empleando el láser de CO2.

El post operatorio siempre se realiza bajo la supervisión del equipo de Clínica March, pero no requiere hospitalización. Se deberá guardar mucho reposo en casa y seguir las indicaciones del cirujano. Para cualquier duda, Clínica March dispone de atención al paciente las 24 horas. 

Lo habitual es que a la semana de la intervención ya no se tengan molestias postoperatorias. Para favorecer una buena cicatrización y recuperación se recomienda evitar las relaciones sexuales al menos durante el primer mes. 

En las semanas posteriores a la cirugía, el cirujano valorará la evolución y podrá recomendar cuál es el momento adecuado parar retomar las relaciones sexuales.

Cada vez son más las mujeres que se deciden por este tipo de cirugía, ya no sólo por problemas de salud o mejorar sus relaciones sexuales, sino también por cuestiones estéticas. Es recomendable realizar este tipo de intervención una vez se haya dado a luz y no se piensen tener más hijos. Pese a que no hay ningún problema en dar a luz de forma natural tras haber pasado por una vaginoplastia, los músculos de la vagina volverían a perder tono y se volvería al estado anterior a la cirugía. 

Láser y vaginoplastia

Frente a la cirugía convencional, el láser presenta numerosas ventajas: al no haber incisiones no se necesitan puntos, se evita una posible hospitalización y el postoperatorio es más rápido. 

El efecto térmico del láser favorece la formación de colágeno, fortaleciendo la zona pélvica al tiempo que se recobra la elasticidad. El tratamiento láser también ha mostrado eficacia en el tratamiento de la incontinencia urinaria leve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons