WhatsApp
Av. Cánovas del Castillo, 6, MARBELLA

+34 952 900 400

+34 680 523 951

Rinoplastia en Marbella

La rinoplastia es uno de los procedimientos que con mayor frecuencia se realizan dentro del campo de la cirugía estética. Es por ello que las técnicas que hoy se emplean en este tipo de intervenciones han alcanzado el más alto nivel de perfeccionamiento.

Clínica March tiene una larga trayectoria en la cirugía nasal o rinoplastia, al ser una de las intervenciones más demandas del mercado (especialmente entre famosos)
La rinoplastia corrige defectos estéticos pero también sirve para solucionar problemas respiratorios por malformaciones o desviaciones en el tabique nasal
La cirugía nasal es una de las más complejas que existen, ya que la forma y tamaño de la nariz marcan la personalidad del rostro. Requiere un cirujano con gran experiencia, y un avanzado entendimiemto de la armonía y la belleza facial. En Clínica March disponemos de un equipo especializado en rinoplastia para obtener los resultados más naturales y acordes con las necesidades de cada paciente

 

La nariz es una de las zonas corporales que intervienen en la armonía facial de una persona. De ahí que no pocas personas decidan recurrir a una rinoplastia para mejorar su aspecto. La rinoplastia, como se le conoce a la cirugía plástica y estética de la nariz, es uno de los procedimientos más comunes. Ahora bien, antes de optar por esta cirugía es adecuado informarse sobre esta.

La rinoplastia es una cirugía estética muy demandada

La rinoplastia permite dar un aspecto más estético a la nariz, según los estándares físicos de la sociedad. Es posible hacer disminución o aumento de su tamaño, modificar su forma o cambiar ángulos de este órgano.

Esta intervención quirúrgica no solo permite corregir la estética, sino que se aprovecha para mejorar la funcionalidad de la misma. Por ejemplo, hay quienes padecen malformaciones congénitas que afectan la estructura de la nariz y el correcto trayecto del aire. También están quienes han sufrido accidentes que alteran la anatomía de la nariz; entre otros problemas médicos.

Ahora bien, en la mayoría de los casos hay un aspecto social involucrado en la decisión de someterse a una rinoplastia. Quienes poseen una deformidad nasal se ven sometidos a fuerte ansiedad, que desmejora su calidad de vida. Una rinoplastia puede ser la solución para que estas personas se sientan más seguros con su aspecto físico.

En España, la rinoplastia está dentro de los cinco procedimientos estéticos más solicitados. Al menos 1 de cada 1000 personas al año decide someterse a una rinoplastia para armonizar su aspecto facial. Pero aunque sea una intervención muy solicitada, es necesario prepararse para esta.

¿Quién puede someterse a una rinoplastia?

Cualquier persona que desee mejorar el aspecto físico de su rostro puede ser un candidato para una rinoplastia. No obstante, la persona debe estar consciente de que la perfección absoluta será imposible de conseguir. Por lo tanto, antes de someter a la persona a esta intervención, se le examinará desde el punto de vista psicológico.

Un buen candidato a una rinoplastia será aquel que tenga expectativas realistas con respecto a su aspecto físico. La edad es otro factor que se toma en cuenta al determinar si es recomendable hacer una rinoplastia en un individuo. El cirujano quizás decida postergar la intervención quirúrgica si es un adolescente. Por supuesto, en esta decisión intervendrán las razones por las cuales se está acudiendo a este procedimiento.

¿Cuáles son las recomendaciones antes de realizarse una rinoplastia?

La primera recomendación será informarse bien sobre el procedimiento con el cirujano a cargo. Se realizará un examen preoperatorio integral, enfocado en analizar las condiciones físicas y psicológicas del paciente. En este punto algunos cirujanos con el uso de la tecnología, permiten al paciente vislumbran el aspecto que obtendrán luego de la rinoplastia.

Todos los pacientes que ingresarán a una intervención quirúrgica deben dejar el hábito de fumar con suficiente antelación. Seis semanas es lo mínimo que se recomienda, para evitar complicaciones con la cirugía y cicatrización de las heridas.

Es probable que el cirujano decida detener cualquier tratamiento con antiinflamatorios, aspirina o anticoagulantes, para evitar hemorragias durante la intervención. Lo mismo sucede con algunos alimentos que se recomendarán evitar, que pueden incidir en el proceso de coagulación.

Hidratarse bien antes o después de la rinoplastia puede condicionar a una recuperación más adecuada. Y finalmente aunque no menos importante, se recomienda que el paciente tenga apoyo emocional y físico durante todo el proceso.

¿Cuál es el procedimiento de una rinoplastia en la Clínica de Marbella?

Aunque sea un procedimiento común, no deja de ser uno de los más complejos. Hay diversas técnicas que un cirujano experto en estética puede usar para mejorar el aspecto de la nariz. La rinoplastia tradicional, la septoplastia, la rinoplastia sin cirugía y la rinoplastia ultrasónica son las principales.

La rinoplastia tradicional tiene dos maneras de realizarse: procedimiento abierto o cerrado. En la intervención con técnica cerrada, el cirujano actuará desde el interior nasal, accediendo desde las ventosas nasales. Por otro lado, la rinoplastia abierta requerirá de una incisión en el exterior.

Este tipo de rinoplastia dura un par de horas o más, según el paciente y cirujano. Esta operación no requiere de una estancia larga en el hospital, es una cirugía ambulatoria. Puede sedarse al paciente y aplicársele anestesia local, o anestesiarle de manera general. Luego de realizada la modificación a la nariz, se colocará una inmovilización al órgano, para mantener los cambios realizados.

Septoplastia

Este procedimiento se realiza con el fin de corregir una desviación del septum (tabique) nasal. Quienes acuden a esta cirugía lo hacen porque la respiración se les hace dificultosa. La razón es que el hueso que divide las aberturas nasales está desplazado, impidiendo el paso correcto del aire. La reubicación de este tabique puede realizarse junto a una rinoplastia, para dar a la nariz un aspecto final más estético.

Rinoplastia ultrasónica en Marbella

Esta es una técnica actual que está siendo usada cada vez más. Se trata de hacer una intervención quirúrgica en la nariz usando un piezotomo. Este bisturí aplica sondas ultrasónicas para obtener mayor precisión al hacer una remodelación nasal. Con este dispositivo el daño en los tejidos es menor, minimizando así el riesgo de sangrado e inflamación.

El resultado de la rinoplastia con el uso de este dispositivo es similar al del método tradicional. Es posible hacer la modificación de la estructura de la nariz, aumentándola o disminuyendo su tamaño. Además, se corrige la desviación de los huesos o cartílagos que conforman el órgano nasal.

¿Cómo es el postoperatorio de una rinoplastia en la Clínica de Marbella?

Una vez realizada la rinoplastia, el rostro del paciente presentará un aspecto poco favorable, aunque mejorará con el paso del tiempo. Saberlo puede ser tranquilizador para quienes se realizan esta cirugía por estética.

Con el paso de los días, disminuirá la hinchazón facial y se comenzarán a notar los cambios favorables en la nariz. Al cabo de dos semanas no habrá secuelas visuales postoperatorias, aunque durante algunos meses la nariz seguirá levemente congestionada. Para visualizar el aspecto definitivo de la cirugía, tendrá que pasar un año.

El cirujano proporcionará a la persona algunas recomendaciones básicas para evitar complicaciones después de la operación. El ejercicio estará contraindicado durante un tiempo, especialmente los de alto impacto. Se aconsejará una alimentación sana y balanceada que condicione un tránsito intestinal adecuado y evitar estreñimiento.

Movimientos intensos en el rostro se aconsejarán evitarlos. Además de situaciones que puedan aumentar riesgos de traumatismos sobre la zona recién operada. Durante las primeras semanas, será necesario usar protector solar para evitar cambios de coloración irregulares en la piel del rostro.

¿Quedan cicatrices tras una rinoplastia?

No hay que preocuparse porque una rinoplastia deje cirugías. Cuando el procedimiento realizado se hace por vía interna, no quedarán cicatrices visibles. En el caso de las rinoplastias abiertas, las cicatrices serán imperceptibles al ojo humano. De hecho de 10 casos, 1 requerirá de revisiones quirúrgicas posteriores para la corrección de algún defecto menor. Por supuesto, entre más experiencia posea el cirujano, menos probabilidad habrá de requerir retoques.

¿Cuándo se podrá reincorporar una persona a sus actividades habituales?

No pocos de los que se intervienen por una rinoplastia vuelven a sus ocupaciones a los dos días del postoperatorio. Ahora bien, el cirujano aprobará esta reinserción escolar o laboral, siempre que se tomen medidas para evitar actividades de impacto.

En caso de oficios que requieren movimientos físicos extenuantes, volver se recomendará después de dos semanas. No obstante, se tendrán que seguir evitando acciones que pongan en riesgo la operación.

Seguramente el cirujano estético pautará consultas de revisión durante varios meses después de la cirugía. De esta manera podrá evaluar la evolución del procedimiento. En caso de presentar cualquier molestia relacionada con la cirugía, se recomendará acudir de inmediato al médico.

¿Qué riesgos se derivan de una rinoplastia?

Aunque la rinoplastia es la quinta operación estética más frecuente, no es sencilla de realizar. El cirujano ha de ser competente y dedicado. El resultado de una rinoplastia puede afectar no solo el aspecto físico de una persona, sino también la respiración. Por eso hay que considerar los riesgos que se presentan tras la realización de esta cirugía.

Como en toda intervención quirúrgica, hay riesgos de complicaciones tras el procedimiento. Entre las más comunes están las infecciones postoperatorias, sangrados a través de las fosas nasales o reacciones a la sedación o anestesia. No obstante, estas complicaciones pueden disminuirse cuando es realizada por cirujanos con experticia en el área.

Mejorar el aspecto de la nariz sin cirugía ¿Es posible?

Sí es posible. A través de la rinomodelación, que es una intervención no quirúrgica dirigida a mejorar la estructura de la nariz. Los candidatos a este tipo de tratamiento son aquellos que posean defectos leves en el órgano.

El procedimiento se lleva a cabo a través de la infiltración de productos dérmicos como relleno. Puede ser ácido hialurónico, hidroxipatita, entre otros. Esta infiltración se realiza para reparar la estructura de la nariz o mejorar una rinoplastia fallida. Con este tratamiento se puede darle mejor forma en la punta a la nariz, o reforzar un tabique débil.

A diferencia de los procedimientos quirúrgicos, este tratamiento de modelación sin cirugía no es permanente. De manera que supondría infiltraciones constantes y que requerirán una inversión importante de dinero.

Show Buttons
Hide Buttons